domingo, 21 de agosto de 2011

Know how gay de exportación/ en Página 12, Argentina

La CHA asesora a un centro cubano contra la homofobia. Es un intercambio académico y de experiencias en el marco de la nueva política de ese país sobre el tema.

Por Emilio Ruchansky

Página 12, Argentina

El activismo argentino viene fomentando el avance de los derechos relacionados con la diversidad sexual en Cuba, donde hay buenas chances de aprobar la unión civil para parejas del mismo sexo. “Las herramientas y argumentos que ofrecen son muy útiles y pueden ser aplicados a la realidad cubana adecuándolos a nuestras condiciones concretas”, dijo a este diario Alberto Roque, activo colaborador del Centro Nacional de Educación Sexual (Cenesex), dirigido por la sexóloga Mariela Castro Espín, hija del actual presidente cubano. Este organismo firmó un acuerdo de cooperación con la Comunidad Homosexual Argentina (CHA), que incluye el intercambio académico, de experiencias, y la publicación de libros y materiales educativos. El primer objetivo es “desterrar la homofobia” de la isla, a través de diferentes campañas informativas y hasta cine-debates.
“Lo meritorio, a diferencia de lo que pasó en Argentina, es que en Cuba la batalla cultural que involucra este tema se está dando desde ámbitos gubernamentales, no sólo desde las organizaciones civiles”, observó César Cigliutti, titular de la CHA. El diálogo, agregó, es constante y en esta primera etapa del intercambio el pedido del Cenesex pasa por materiales académicos relacionados con la adopción y las familias homoparentales
“La idea es que legisladores, ministros y activistas sepan sobre los tratados internacionales y la jurisprudencia. Es la estrategia que usamos acá en el Senado y en la Cámara de Diputados”, señaló Cigliutti.
El acuerdo entre el Cenesex y la CHA firmado en abril pasado abarca tres directrices fundamentales. La primera es formativa e investigativa, con vistas al desarrollo de investigaciones relacionadas con la promoción de derechos humanos. La segunda se basa en el intercambio de experiencias, mediante talleres específicos sobre la promulgación de normas jurídicas en favor de la diversidad sexual. La última involucra la publicación de libros y materiales educativos. “La transformación que encaró Mariela Castro –aseguró el titular de la CHA– es muy profunda social y culturalmente.”
Ya pasaron cuatro años desde que circula el proyecto de ley de unión civil para parejas del mismo sexo y no de matrimonio, según Castro Espín le indicó por entonces a Página/12: “El matrimonio en Cuba no es una institución fuerte, lo que es fuerte es la familia”. Según explicó Roque, del Cenesex, “después de haber sido entregado por la Federación de Mujeres Cubanas y la Unión de Juristas de Cuba hace más de un año, el proyecto de ley del Código de Familia está en manos del Ministerio de Justicia, que establece el orden en que se debaten las propuestas legislativas en el Parlamento”. Paralelamente, desde el Cenesex vienen haciendo un trabajo de sensibilización en el Comité Central del Partido Comunista de Cuba.
“Esperamos que estos temas relacionados con la diversidad sexual se incluyan en la agenda de la Conferencia del Partido del próximo año”, agregó Roque, activista y médico de profesión. Mientras tanto, desde el Cenesex lanzaron un concurso de afiches publicitarios y de guiones para spots publicitarios y films para revertir la discriminación. Además, todos los años en La Habana hay jornadas sobre diversidad sexual. La última fue en mayo pasado y Castro Espín envió un mensaje contundente a la sociedad cubana y a los políticos. “Desterremos la homofobia y defendamos el socialismo como paradigma emancipador del ser humano”, dijo.
El trabajo de intercambio entre la CHA y el Cenesex comenzó con el aporte de la organización argentina de una guía de información técnica y jurídica titulada “Somos Familias”. Allí se señala que la negación de derechos a la comunidad LGTB incide en “una mayor violencia y estigmatización social para con las personas homoafectivas”. También se menciona la extensa legislación internacional que emana de las Naciones Unidas, la Comisión Americana de Derechos Humanos y el Consejo Europeo, entre otras organizaciones.
En este compendio, que involucra cifras y estudios científicos, se analizan temas como el derecho a la herencia, la crianza de niños en familias homoparentales, la adopción, la discriminación laboral. Por otro lado, también se repasan las estrategias de la CHA: su política de visibilidad, la lucha contra la represión policial, las marchas del orgullo, el enfrentamiento con la Iglesia, la confección de materiales como el cuadernillo Salí del Closet, presentado en 2008 y motivo en una campaña del área de jóvenes de la CHA.
Según Roque, la sanción de la ley de matrimonio igualitario en la Argentina fue recibida con entusiasmo en el Cenesex y por el activismo. “Los medios nacionales hicieron una tímida mención sobre el asunto a pesar de la amplia cobertura hecha por Telesur”, agregó. “¿Y qué lecciones dejó para ustedes?”, preguntó Página/12. “Sin dudas, fue un proceso donde aprendimos sobre la articulación de todas las fuerzas diversas y heterogéneas que inciden en lograr este triunfo. También aprendimos sobre la utilidad de crear alianzas políticas en el trabajo de abogacía por los derechos sexuales y lograr así su plena inclusión en las políticas”, respondió.
La noticia llegó en un contexto favorecedor porque, ese mismo año, Fidel Castro había reconocido que no se le prestó “la suficiente atención” al tema. Fue durante una entrevista del diario La Jornada, de México, publicada en simultáneo por Página/12, donde el líder cubano admitió que los homosexuales, por su sola elección sexual, fueron tildados de contrarrevolucionarios y enviados luego a campos de trabajo militar-agrícolas en los ’60. También asumió toda la responsabilidad por lo ocurrido.
La percepción cubana al respecto cambió de manera radical. Es lo que pudo comprobar Cigliutti, quien conoció y recorrió La Habana en los ’90, cuando gays y travestis se reunían disimuladamente en alguna esquina céntrica para citarse luego en fiestas en las afueras de la ciudad. “Ibamos en autos y taxis y en el medio de la nada, en un baldío poníamos música y bailábamos. Hoy la situación es totalmente distinta. Hay boliches gays y también playas”, señaló el presidente de la CHA, orgulloso del intercambio con Cuba porque implica la importación de la experiencia militante de la CHA, que ya lleva 27 años de reclamos y triunfos.

emilioru@pagina12.com.ar

 

miércoles, 17 de agosto de 2011

Educación en la Sexualidad, Censura y el Poder de los Prejuicios

La sexualidad, entendida como una dimensión fundamental del ser humano, atraviesa todos los aspectos de nuestras vidas. Sin embargo, nuestras culturas la han condenado a lo más oscuro y marginal del pensamiento humano contemporáneo, matizado por lo moral/inmoral, lo sano/insano, lo normal/anormal y  lo público Vs. lo privado.
Nuestra realidad está plagada de estos enfoques, que en no pocas ocasiones desencadenan acciones lamentables hacia cubanas y cubanos dignos y honrados. Todo ello desde la aplicación del poder, que discrimina, excluye y pone en crisis la credibilidad de la institucionalidad.
Así le ha sucedido al ingeniero Luis Orlando Abascal Barbán, de Bayamo, Granma, quien fue sancionado a separación definitiva de su puesto de trabajo, con cuatro años sin poder rehabilitarse, por tener en la  computadora portátil que tenía asignada para su trabajo una serie de documentales titulada La guía sexual del siglo XXI.
El audiovisual en cuestión trata sobre el placer sexual, las infecciones de transmisión sexual y su prevención, así como el funcionamiento y anatomía sexuales de los cuerpos femenino y masculino con sus potencialidades eróticas. El uso de modelos reales y la participación de especialistas en Sexología lo definen como un material basado en el conocimiento científico actualizado y abre la posibilidad de debatir sobre asuntos controversiales, entre los que se destacan la existencia del punto G y la utilidad de los procedimientos modernos para alargar el pene.
La Máster en Sexualidad Zeida Santiesteban, presidenta de la Comisión de Educación Sexual de la provincia Granma  y el Dr. Pedro Pablo Valle, también máster en Sexualidad y especialista del Centro Nacional de Educación Sexual, han reconocido lo anterior y consideran además que el material no es pornográfico, ni atenta contra la moral ni las buenas costumbres.
Sin embargo, el Órgano de Justicia Laboral no ha tenido en cuenta las opiniones de los expertos al aplicarle a Luis Orlando la sanción más severa. Ellos alegan que la serie documental no es pornográfica pero atenta contra “las buenas costumbres”. Sin dudas, aún perviven en la sociedad cubana de estos tiempos las ideas mojigatas, pacatas y conservadoras, que aplicadas desde el poder recuerdan a los tiempos de la Santa Inquisición.
Pero lo más lamentable es que Luis Orlando sigue sin trabajo y con semejante estigma no ha logrado ser empleado por alguna otra entidad. El único recurso que le queda es apelar al Tribunal Supremo Popular.
Es este el punto en el que reflexiono sobre el papel de las instituciones que debieron intervenir ante tamaña injusticia. ¿Qué ha hecho el Sindicato ante la arbitrariedad de la administración? ¿Por qué llegar al extremo de que el caso llegue al Tribunal Supremo Popular  y otras instancias de la alta política de la nación?
Los derechos de Luis Orlando han sido vulnerados, en lo particular el derecho a la información basada en el conocimiento científico. Este derecho sexual implica que la información sexual debe ser generada a través de la investigación científica libre y ética, así como el derecho a la difusión apropiada en todos los niveles sociales.[1]
Al parecer el contenido “perturbador” de La Guía Sexual del Siglo XXI para la administración se relaciona con otro derecho sexual: el disfrute del placer sexual como fuente de bienestar físico, psicológico, intelectual y espiritual. Todo ello es reflejo de la pobre educación en la sexualidad hacia el interior de nuestras familias y su anquilosado enfoque en las escuelas, donde solamente se habla de la reproducción y se espera que las y los infantes “aprendan” los demás aspectos de la sexualidad humana en la calle. El placer sexual se confina al ámbito estrictamente privado, articulado como dispositivo de control social (biopoder).
En este orden de cosas, preocupa la censura que se aplica en muchos centros de trabajo a acceder a sitios virtuales de la intranet nacional que abordan los temas de la sexualidad. Las palabras claves identificadas por los cortafuegos son: sexo, sex, sexual, sexualidad y así por el estilo. El acceso a la página Web del Centro Nacional de Educación Sexual está prohibido en muchas instituciones del país ¿Cómo avanzar en la formación de un ser humano con una educación en la sexualidad integral, plena y desprejuiciada? ¿Quién responde por esto?
Espero que la triste historia de Luis Orlando tenga un desenlace feliz y que sirva como ejemplo para avanzar en la construcción de paradigmas basados en la libertad plena de las cubanas y cubanos.

 

[1] Asociación Mundial de Sexología. «Declaración del 13avo. Congreso Mundial de Sexología, 1997, Valencia, España revisada y aprobada por la Asamblea General de la Asociación Mundial de Sexología, WAS, en el 14º Congreso Mundial de Sexología.» Hong Kong, 1999.


 



[1] Asociación Mundial de Sexología. «Declaración del 13avo. Congreso Mundial de Sexología, 1997, Valencia, España revisada y aprobada por la Asamblea General de la Asociación Mundial de Sexología, WAS, en el 14º Congreso Mundial de Sexología.» Hong Kong, 1999.

martes, 16 de agosto de 2011

La prensa, la política y "la primera boda gay"

Gran revuelo ha causado en la prensa internacional, alrededor del 13 de agosto, la boda entre Wendy e Ignacio, supuestamente “la primera boda gay” en Cuba, en la que ella es una transexual operada con cambio de identidad –o sea, legalmente mujer– y él es declaradamente gay.

Mucho se ha dicho –y demostrado– del papel de los medios en crear una imagen alrededor de un hecho… y mucha mentira se ha tejido también alrededor de esta historia. Porque, a mi entender, ni esto ha sido una “boda gay” –realizada en el más estrepitoso estilo de revistas del corazón, entre un hombre y una mujer–, ni es la primera transexual que se casa en Cuba.

El calificativo de “primera boda gay” es muy relativo porque, en todo caso, sería muy simbólica. Desafortunadamente, el matrimonio entre personas del mismo sexo todavía no es legal en Cuba y muchas personas lo habrán hecho así en la privacidad de su casa, con mayor o menor revuelo. Recuerdo que en 2007 fue muy conocida la ceremonia simbólica de Elizabeth y Mónica, en las instalaciones del CENESEX y con el auspicio del grupo de mujeres lesbianas y bisexuales “Oremi”.

Por otra parte, la primera transexual que fue operada en Cuba en 1988 (Mavi Susset) ya se ha casado en dos ocasiones anteriores, sin que la prensa haya prestado atención y en medio de la discreción que ha tenido su vida –hasta que hace un par de años Marilyn Solaya realizara el documental “En el cuerpo equivocado”.

Pero la cacareada boda no hubiera tenido tanto revuelo internacional si Ignacio no se autoproclamara “disidente” del gobierno revolucionario. De ahí que los invitados de lujo a esta boda, declarado por ellos mismos, han sido Yoani Sánchez y su esposo, las Damas de Blanco y los funcionarios de la Sección de Intereses de los Estados Unidos en La Habana.

Sin olvidar que, dejando a un lado las ingenuidades, pesa mucho el anuncio de la propia administración estadounidense de haber aprobado 300 mil dólares este año para organizar un movimiento LGBT “independiente” en Cuba… ¿independiente de quién? Leyendo claramente: para desacreditar el trabajo institucional del CENESEX, liderado por Mariela Castro Espín.

Precisamente en esos días, más exactamente el 12 de agosto, se celebró en el CENESEX una fecha importante: el 10mo aniversario del Grupo TransCuba, que ha trabajado sistemáticamente y con gran valentía para desterrar prejuicios y estigmas contra las personas trans en el país. A la celebración asistieron artistas y personalidades de mucho prestigio… y también estaba la prensa internacional acreditada en Cuba. Sin embargo, llamó la atención la ausencia de cobertura, salvo alguna que otra aislada mención y a propósito de la publicitada boda.

Sin contar el ansia de protagonismo que sobresale en esta historia, el hecho de que una mujer transexual operada y con cambio de identidad se case en la más tradicional de las ceremonias nupciales lo que demuestra es que la Revolución cubana, y el CENESEX en particular, han hecho un sistemático y exitoso trabajo para el respeto y reconocimiento de los derechos de las personas LGBT. Y hacerlo el 13 de agosto, día del cumpleaños de Fidel, no puede ser más que un reconocimiento a ello.

Alberto Roque: Wendy Iriepa conserva sus derechos

Entrevista íntegra a IPS del doctor Alberto Roque, especialista en Medicina Interna, coordinador de la Comisión Nacional de Atención Integral a Transexuales de Cuba, presidente de la Sección Diversidad Sexual de la Sociedad Cubana Multidisciplinaria de Estudios de la Sexualidad (Socumes) y coordinador del Grupo Hombres por la Diversidad (HxD)

¿Desde cuándo Wendy Iriepa recibió atención como persona transexual? ¿Esa atención dependió en algo de su vinculación laboral al Cenesex?
Wendy Iriepa Díaz solicitó atención por primera vez en 1990. Su atención no dependió en lo absoluto de su vinculación laboral al Cenesex, donde comienza a trabajar el 1ro de junio de 2005.
¿Cuándo accede a la operación?
Wendy fue sometida a la cirugía de reasignación sexual en 2007, junto a otras dos mujeres transexuales (hombre a mujer). Es necesario reiterar que la primera cirugía de reasignación sexual en Cuba la realizaron médicos cubanos en 1988.
Mariela Castro, directora del Cenesex, reveló a la prensa en mayo que estas operaciones se realizan como parte de proyectos de cooperación con fondos internacionales. Así y todo, es de suponer que parte de los gastos en atención y personal se asume por Cuba. ¿Es así?
Las cirugías de reasignación sexual de hombre a mujer tienen un costo aproximado de 15.000 dólares estadounidenses en el exterior. Las de mujer a hombre tienen un costo superior. En Cuba esos costos son menores porque no se incluyen los honorarios al personal de la salud.
El MINSAP apoya íntegramente la realización de estos procedimientos y de todas las fases de tratamiento de forma gratuita. Están destinados a aliviar el intenso sufrimiento que sienten estas personas, víctimas de discriminación a partir de los dos o 5 años de edad, que en ocasiones los lleva a cometer suicidio. En consecuencia, cuando se trata del sufrimiento de seres humanos, no es necesario cuestionarse los costos.
Una parte de los costos la aporta el CENESEX desde los proyectos con organismos internacionales como apoyo a los esfuerzos que está haciendo el Ministerio de Salud Pública.
¿La salida de Iriepa del Cenesex, en las condiciones en que se produce, limita en algo su acceso al tratamiento especializado como persona transexual cubana?
Wendy Iriepa ha concluido el proceso de reasignación sexual, según lo estipulado en los protocolos de atención, incluido el cambio en los documentos de identidad. Sin embargo, tiene todo el derecho y cuenta con nuestra disposición a ser atendida por la Comisión cada vez que lo solicite. Las personas transexuales conocen en detalle las características de seguimiento post-operatorio.
¿Cómo se produjo esta salida? ¿Qué puesto ocupaba dentro de la institución en ese momento? Ella afirma que la pusieron a elegir entre su trabajo y su novio, ¿esto fue así?
Wendy Iriepa solicitó su baja laboral del CENESEX el 7 de julio de 2011; días antes había solicitado una reunión a la directora Mariela Castro y a su terapeuta, Mayra Rodríguez, en la que les informó que su nueva relación amorosa la ponía en una situación de contradicción con el trabajo que realizaba en CENESEX y que ella se sometería a la decisión del Centro con relación a mantenerla o no en su puesto de trabajo.
Se le aclaró que tenía derechos laborales y que no asumiríamos responsabilidades que no nos corresponden. Se le explicó que la elección de su proyecto de vida era una decisión personal. Los detalles de esa reunión y su solicitud de baja laboral están documentados en los archivos del CENESEX.
Las declaraciones de Wendy, reproducidas por algunos medios de prensa sin ser adecuadamente verificadas, no se ajustan a la verdad. La compañera ocupaba desde 2005 la plaza de asistente de servicio de salud, que incluye la limpieza de la institución. Su cercanía a la directora y sus funciones como “pantrista particular” son parte de una farsa mediática en la que ella es responsable y cuya credibilidad dejo a la inteligencia de las personas.
¿Cuáles serían los límites que no se pueden cruzar para trabajar en una entidad estatal cubana?
Los deberes y derechos de cada trabajador en el sector de la salud están incluidos en el Reglamento Disciplinario Interno de cada institución y en la legislación laboral del país. En CENESEX también se aplica un Código de Ética para las y los profesionales que trabajan en el área de la sexualidad.
¿Las personas opositoras políticas no tienen derecho al empleo?
No vemos relación alguna entre el caso de Wendy Iriepa y el derecho al empleo y mucho menos desde una supuesta oposición política. CENESEX le facilitó a Wendy la superación escolar para que pudiera optar por empleos mejor remunerados, respetó sus derechos laborales y garantizó plenamente sus derechos sexuales y su realización. Todo ello como parte de la Estrategia de Atención Integral a Transexuales que la institución implementa desde un enfoque no patologizante. Estos derechos están reconocidos ampliamente en nuestra Constitución socialista, independientemente de las ideas políticas de los ciudadanos.
Hablar de oposición significa tener ideas políticas legítimas y profundas, que desde un programa defienda consecuentemente una posición política diferente. Lo que vemos es chancleteo mediático y mucha hojarasca.

sábado, 6 de agosto de 2011

Personas trans: próximo llamado

Fuente: Redacción IPS Cuba ipscuba@ipscuba.net  

 

El Grupo Trans del Centro Nacional de Educación Sexual de Cuba cumple 10 años con nuevos retos en la participación social.

La Habana, 6 ago.- El activismo público y protagónico de las personas trans en la defensa de sus derechos como grupo de la sociedad cubana, sin necesidad de portavoces, debe convertirse en realidad.

“Pueden hacerlo por sí solas en los debates públicos, en la negociación de sus derechos”, dijo el médico y activista Alberto Roque, en las conclusiones del Taller Diversidad Sexual y Derechos Humanos (DDHH).

El Grupo Trans, el más antiguo de los creados en un espacio participativo que propicia el Centro Nacional de Educación Sexual (CENESEX), es responsable de gran parte de la visualización del trabajo de las redes sociales de personas lesbianas, gay, bisexuales y transgénero (LGBT), en Cuba.

La inclusión frecuente del arte del transformismo en escenarios estatales y comunitarios, así como su labor constante en la prevención de las infecciones de transmisión sexual – incluido el virus de inmunodeficiencia humana (VIH), causante del sida- en diversos ambientes de la isla, destacan entre sus aportes fundamentales.

Sin embargo, aún sus voces se levantan con timidez en los espacios públicos para hacer comprender sus realidades como sexualidades trans, desde la perspectiva de los derechos sexuales.

“No es la institucionalidad, la familia, la que va a resolverle los problemas. Somos todas y todos responsables desde nuestras realidades. Hay que abrir un frente de debate más rico con sus reclamos y sus particularidades”, apuntó Roque.

En este sentido, Cristal, una de las participantes en el taller, contó cómo logró que su tía entendiera la necesidad de que su novio la visitara en la casa que ambas comparten. “Le expuse mis derechos sexuales y me comprendió. Eso lo aprendí en este espacio”, aseguró visiblemente emocionada.

Por su parte, Natalie confiesa que sus derechos sexuales han sido sistemáticamente violados porque “no tenía información para defenderme”. “Ahora ya sé cuáles son y cómo hacerlos valer”, proclamó.

“El reconocimiento de sus potencialidades ha sido uno de los objetivos del taller, expresó la psicóloga Mayra Rodríguez, coordinadora fundadora del Grupo Trans, que reconoció estar “satisfecha” con el crecimiento del colectivo.

El taller, que sesionó del primero al cinco de agosto, precedió los festejos con los que el Grupo Trans del CENESEX celebrará su décimo aniversario de fundado, el próximo viernes 12 de agosto. La Peña Diferente servirá, además, para reconocer el aporte de personas que han apoyado el proyecto nacido en 2001. (2011)   

 

miércoles, 3 de agosto de 2011

Personas trans: Diversidad y Derechos Humanos

Por Marta María Ramírez 

 

La Habana, 2 de agosto. Situaciones ficticias e historias personales se entremezclaron en las discusiones del primer día del Taller Diversidad Sexual y Derechos Humanos (DDHH), que el Grupo Trans del CENESEX ha elegido para concluir una década de trabajo.

“Un juez homofóbico puede fallar discriminatoriamente, si la persona a la que juzga es homosexual o transgénero”. Así ejemplificó Malú Cano categorías como estigma y discriminación, en alusión a situaciones que persisten en la sociedad cubana.

Si bien, Cristal apuntó que en ese caso y en el “que una persona sea juzgada por un estigma, significa que ha sido privada de un derecho fundamental”.Mientras, el médico y activista Alberto Roque, uno de los facilitadores del encuentro, reconoció cómo “en muchas ocasiones la institucionalidad discrimina desde la leyes o, incluso, por omisión o por permitir que desde lo personal se juzgue a otros seres humanos”.

Sin embargo, dijo que “hay un principio que hace que nazcamos iguales en cuanto a nuestros derechos. La igualdad no excluye que seamos diversas y diversos”. Según Manuel, “si queremos lograr la justicia, necesitamos aceptación, igualdad y tolerancia”. Aunque el término tolerancia, fue cuestionado por la mayoría por implicar “la superioridad de la persona que tolera”, explicó Olivia.  

Además, en la jornada vespertina del evento que sesionará en CENESEX del lunes primero al viernes cinco de agosto, se construyeron colectivamente las categorías sexualidad, identidad sexual, identidad y rol de género, sexo y género.En este sentido, la psiquiatra y observadora, Ada Alfonso, insistió “en la necesidad de abrir nuestras mentes y de no andar poniendo etiquetas que discriminen”.

Por otra parte, las personas participantes reconocieron la interrelación entre todas estas categorías y su conexión con muchas otras, como el color de la piel y lugar de residencia.  

La psicóloga Mayra Rodríguez, facilitadora y coordinadora fundadora del Grupo Trans, dejó como tarea completar un mural que grafique estas conexiones para la actividad final, prevista para el próximo viernes.

El trabajo del primer día introdujo la actividad de hoy martes, que se centrará en Derechos Humanos y sus principios. Otros de los temas a trabajar serán los Derechos Sexuales, las fobias externas e internas, así como la autoestima y el empoderamiento. 

Al cierre del día, Roque confesó sentirse impresionado con el buen resultado de su primera sesión de trabajo con un grupo de personas trans. El activista facilitó, hace casi un año, un taller similar con hombres de diferentes orientaciones sexuales, que culminó con la formación del Grupo Hombres por la Diversidad (HxD). 

El Taller Diversidad Sexual y Derechos Humanos (DDHH) precede los festejos con los que el Grupo Trans del CENESEX celebrará su décimo aniversario de fundado, el próximo viernes 12 de agosto.

Durante la Peña Diferente se reconocerá también la labor de personas que desde diferentes espacios han apoyado el proyecto nacido en 2001.