lunes, 9 de julio de 2018

Demonios fundamentalistas cristianos: algunas reflexiones hereticales para el Partido Comunista de Cuba (parte III y final)

El punto 3 de la Declaración de la Iglesia Evangélica Pentecostal Asambleas de Dios, las Convenciones Bautistas Occidental y Oriental, la Liga Evangélica de Cuba y la Iglesia Metodista en Cuba dice:
«Que la gracia de Dios es para todos los seres humanos independientemente de su orientación sexual e ideología política o religiosa; para ser regenerados y transformados una vez que hayan procedido al arrepentimiento, por medio de la fe en Jesucristo»
No faltaba más, después de condenar las expresiones de género y del deseo erótico no heterosexuales nos dicen estos dueños de la fe que «la gracia del Dios es para todos los seres humanos». Lo comprendí: condenamos el pecado no al pecador.  Después vienen con un texto mucho más tétrico: la regeneración y la transformación siempre y cuando se arrepientan. Está claro, primero te declaras culpable, te sometes al poder de la Iglesia y después te curamos sólo con la fe en el señor Jesucristo que cada iglesia o denominación interprete.  Supongo que no baste con la fe, también aplican otros medios de regeneración que son castrantes del deseo: miedo, culpa, exclusión, control y vigilancia. Debieran consultar a los otros poderes que han fracasado en semejante cruzada: las lobotomías, los electroshocks, las terapias reparativas aversivas, las inmersiones en agua helada, las histerectomías a las ninfómanas, las prisiones, la torturas, todas avaladas por la misma fe. 
Es la misma lógica fundamentalista que permite la aplicación de la pena de muerte en muchos países africanos y del Medio Oriente por homosexualidad, con la diferencia de que estos últimos le llaman a ese Dios Alá. 

También desde esa fe culposa se permiten los feminicidios en México y en otros países de la región, la muerte de muchas mujeres por no tener derecho al aborto y el asesinato a machetazos en la vía pública de un activista gay en Jamaica, hace ya algunos años. 

También ha cobrado demasiadas víctimas por suicidio y por el Sida. Sentir y creer en Dios, el que sea, es un derecho y otra cosa bien distinta es aceptar que existan guardianes que se erigen controladores del cuerpo y de la sexualidad.  

La libertad religiosa tiene límites cuando existen violaciones de los derechos humanos de los cuales las iglesias son cómplices o activas promulgadoras. Nuestros decisores políticos deben estar alertas ante el surgimiento y desarrollo de corrientes fundamentalistas que atenten contra la unidad nacional.

Nuestra Constitución debe seguir estableciendo un Estado laico, que respete la libertad religiosa pero sin menoscabo de los derechos de la ciudadanía. La unidad nacional no puede ser construida mediante la exclusión de ciudadanas y ciudadanos por su orientación sexual, identidad y expresiones de género, color de la piel, discapacidad, ideas religiosas, seroestatus al VIH, credo político, origen nacional, lugar de residencia, estatus económico, entre otros.  El momento es decisivo para lograr una Cuba integrada, pero transformada donde la unidad se construya de forma variopinta, consensuada y respetuosa. (FIN)