martes, 21 de mayo de 2013

Comparte René González con activistas LGBT y H o Todos tenemos derecho a ser felices

Mercedes García Hernández, amiga y activista por los derechos de las sexualidades no heteronormativas me ha enviado el siguiente post, que he decidido colgar en mi blog:

 

Y de pronto, unos minutos antes de entrar a la inauguración de la muestra fotográfica sobre anteriores jornadas contra la homofobia, aparecieron René González Sehwerert y su esposa Olga Salanueva frente al Centro de Prensa Internacional.René y Olguita llegaron tomados de la mano como novios cuando la mayoría saludaba a Mariela.
Varios asistentes e invitados saludaban en la acera a Mariela Castro Espín, directora del Centro Nacional de Educación Sexual, cuando René llegó, tomado de la mano de Olguita como si fueran novios, casi sin que nos percatáramos. Al verlo, alguien dijo ¡pero miren quién está aquí! Y le dimos un sorprendido y fuerte primer aplauso.
Desde ese momento, las presentaciones, las risas, las fotografías y hasta los abrazos, como si la gente lo conociera de toda la vida.Abrazos de emoción como si le conociéramos de toda la vida…
Es el primero de los Cinco Héroes cubanos injustamente condenados en los Estados Unidos por luchar contra el terrorismo que ya puede recibir en persona el cariño de su pueblo. Y esta vez nos correspondió esa satisfacción a un grupo de activistas gays, lesbianas, bisexuales, trans y heterosexuales.
Cumple así René con el ofrecimiento que nos hizo hace tres días, cuando expresó su disposición a participar en las actividades de la VI Jornada Cubana contra la Homofobia.
Muy simbólica su charla amistosa con el fotógrafo norteamericano Byron Motley, cronista gráfico de las emociones durante las últimas Jornadas. Muy simbólico que esta aparición pública fuera en la apertura de la exposición de Byron Motley, un fotógrafo norteamericano que desde hace cuatro años viaja a nuestro país para retratar las emociones de la población LGBT durante las celebraciones alrededor del 17 de mayo, Día Internacional de Lucha contra la Homofobia y la Transfobia, y con quien René conversó muy amistosamente.
Una gran satisfacción para activistas gays, lesbianas, bisexuales, trans y heterosexuales.Pero más importante aún fue lo que nos expresó René en la apertura de la exhibición. Fueron solo unas pocas palabras, y sin embargo, resumió todo lo que nosotros aspirábamos a escuchar, lo que hacía mucha falta y era imprescindible decir, por el respaldo político que su voz representa para dar aún más fuerza a esta labor colectiva, plural, diversa, en defensa el derecho a la libre orientación sexual e identidad de género en nuestro país.
Así habló exactamente:
“Como cubano que soy siempre he admirado el trabajo de Mariela en relación con la discriminación contra los homosexuales, porque creo que todos tenemos derecho a ser felices, mientras no le hagamos daño a nadie”.“Tengo 57 años, yo fui homofóbico cuando era muchacho, como todos los de mi generación, y de una u otra forma hicimos sufrir a alguien inmerecidamente. Nunca me consideré de los peores, y siempre me pareció que en la homofobia había un poco de simulación, o de cuidarte de que los demás vean que yo no lo soy, todo ese miedo que también a veces anda en el asunto”.“Nunca me gustó el abuso. Me imagino que también eso me ayudó a superar aquella etapa. Y yo creo, definitivamente, que la vida es una sola, que todos tenemos derecho a disfrutarla, a ser felices de la forma en que nacimos”.Considero que el trabajo que ustedes están haciendo aquí es muy hermoso, va a llevar a nuestra población a crecer y nos encamina hacia el futuro que realmente queremos construir en Cuba, que es un futuro de felicidad para todos. Así que me alegra estar aquí, compartiendo con ustedes, estaremos en la Gala también”.
Muchas gracias por todo, René.