viernes, 24 de febrero de 2012

Diciendo y Haciendo

Por: Mercedes García.

¡En caliente!  Fue así como el Órgano de la Central de Trabajadores de Cuba asumió el cumplimiento del objetivo de trabajo de la 1ra Conferencia Nacional del Partido, referente a eliminar actitudes discriminatorias por orientación sexual, preservar la unidad de la Nación y respetar, por igual, los derechos de cubanas y cubanos.

Con el artículo “Arbitrariedad por homofobia”, publicado por ese diario el pasado 20 de febrero,   Trabajadores dio muestras de que esta vez la cosa va  en serio.

Como mujer trabajadora y activista por el respeto de la diversidad sexual e identidad de género, felicito sinceramente a esta publicación. Su decisión fortalece en todas, (os) y (es) la confianza de que situaciones como esta, nunca más quedarán silenciadas.

Corresponde ahora al Código Penal cubano  que no queden impunes. Dicho instrumento legal deberá contemplar, lo antes posible, las consecuencias de asumir conductas estigmatizantes y discriminatorias por causas  de  orientación sexual o  identidad de género.

Los medios son primordiales en la labor de deconstruir prejuicios, cambiar mentalidades, despatologizar enfoques y educar con fundamento en el conocimiento científico.

Trabajadores conoce bien esa función social. Desde sus páginas, ha comenzado a crear una tradición de sana complicidad con los valores que nos unen en la Diversidad.

La publicación de esta denuncia es, sin dudarlo, un paso de avance en la campaña por purgar desventajas sociales y desigualdades derivadas de la transgresión de patrones únicos,   impuestos por la heterosexualidad.

Queda por nosotros educar una cultura de denuncia responsable y objetiva. Contamos ahora con aliados audaces de convicciones probadas como Trabajadores y con la voluntad política de nuestro Partido.