domingo, 15 de febrero de 2015

Cuarenta años de Código de Familia heterosexista y excluyente

Pareciera que la errata en la última oración de la versión impresa del artículo Un código de amor para la familia publicada en la edición de Granma del pasado 14 de febrero da la razón al espíritu del Código de Familia vigente. La periodista Lisandra Fariñas Acosta cierra su artículo: «Vanguardista, revolucionario, símbolo de progreso: relaciones más justas, democráticas y equitativas al interior de la familia; que puede traducirse en más que concordia y amor, eso no ha sido el Código de Familia»

La autora también dice que es «ejemplo de progresión y superioridad jurídica en América Latina» pero no brinda elementos de Derecho Comparado sobre los contenidos del código actual y como excluye a las sexualidades y géneros no heteronormativos, reconoce solamente a la familia nuclear heteronormativa como legítima, es rígido y estrecho en los tema de adopción y no está actualizado en relación a los derechos de la infancia como sujeto de derecho, entre otros temas.

Aunque las y los expertos entrevistados reconocen la necesidad de su actualización, el artículo todo incita a no mover un solo músculo para situar al importante documento legal en el contexto actual. Para la periodista y aquellos que han aupado este artículo tengo algunas preguntas:

Si nuestro Socialismo es tan único y singular sería bueno que la autora me explique por qué un país capitalista como Argentina, que históricamente hablando estuvo hace relativamente poco tiempo bajo una feroz dictadura y un modelo democrático neoliberal, ha aprobado la Ley de Matrimonio Igualitario y la Ley de Identidad de Género. ¿Y Brasil, Uruguay y en el Distrito Federal de México?

¿Por qué la autora no refleja que las propuestas de modificación del presente Código de Familia se están promoviendo desde hace más de veinte años y no se han incluido en el Plan Legislativo? ¿Dónde están las trabas? ¿quienes son los responsables?

¿Por qué no entrevistó a la Ministra de Justicia, la compañera Maria Esther Reus, sobre las modificaciones que el MINJUS propuso antes de ser enviado a la Comisión de Asuntos Constitucionales y Jurídicos de la Asamblea Nacional del Poder Popular? Modificaciones, por cierto, que se han mantenido como un secreto de Estado a pesar de ser un asunto que atañe a toda la ciudadanía.

¿Qué piensan las ciudadanas y ciudadanos cubanos sobre el Código de Familia y su actualización?

¿Cuál es la opinión de los cientos de miles de ciudadanos que no nos sentimos incluidos ni reconocidos por el presente Código de Familia? [Centro Habana, 15 de febrero de 2015]